5 sencillos pasos para mantener tu jardín limpio

En las tardes de verano una de las escenas más comunes es la de familias o grupo de amigos compartiendo una ronda de tereré en el jardín de la casa o incluso en la vereda. Con las altas temperaturas se revive la costumbre de las reuniones para disfrutar de la refrescante bebida y se vuelve un buen momento para dedicarle un poco de tiempo al jardín y disfrutarlo.

Si durante todo el año cuesta un poco ocuparse de las tareas del jardín, la temporada de verano es un buen momento. Pero además ser un espacio ideal para sobrevivir a las altas temperaturas, en esta estación, en nuestro país crecen notableblemente los casos de dengue y otras enfermedades causadas por picaduras de mosquitos, por cual un factor de cuidado es mantener los espacios abiertos limpios y libres de criaderos.

No es necesario invertir gran cantidad de tiempo ni dinero para lograr que el jardín permanezca limpio y arreglado, a continuación 5 sencillos pasos para conseguirlo.

Paso 1. Limpieza: Lo primero que se debe hacer es retirar la suciedad; hojas secas, ramas y hasta escombros o restos de materiales, son algunos de los residuos que comúnmente se acumulan. Lo ideal es retirar todos aquellos que no se puedan reciclar para fertilizar.

Paso 2. Rastrillar: Además de la limpieza es importante rastrillar la zona, esto permite eliminar el exceso de hierbas y hojas secas que pueden impedir que las plantas y el pasto reciban suficiente energía solar.

Paso 3. Fertilizar: Con parte de los residuos retirados en la limpieza se puede realizar un compost el cuál es un fertilizante completamente natural que ayuda al crecimiento saludable de las plantas del jardín. Se puede agregar restos de frutas y verduras y además de la limpieza es una forma fácil de reciclar.

Paso 4. Trasplantar: Cada especie de planta tiene características y necesidades diferentes. Es importante fijarse, sobre todo en las que se encuentran en macetas, si cuentan con el  espacio suficiente para crecer, en caso contrario es mejor moverla.

Paso 5. Podar y recortar: Podar las hojas y ramas muertas ayuda a que crezcan más fuertes y saludables, teniendo en cuenta el momento indicado para hacerlo. El pasto también necesita ser recortado no solo para mantener la limpieza sino para que siga creciendo, pero sin hacerlo con demasiada frecuencia ya que mantenerlo excesivamente corto lo debilita. Además de la tijera de podar y una podadora, las bordeadoras son excelentes aliadas como la Turbo Master 1500 de Trapp que cuenta con rueditas y traba para el cable, para que sea posible limpiar hasta los rincones más inaccesibles del jardín.